Home assets/iconos/drop-down-placeholder Created with Sketch. Agradecimiento y Transformación por Ari Ampudia

Agradecimiento y Transformación por Ari Ampudia

El camino del yoga es uno muy bendecido, pero para quienes hemos decidido caminar este sendero, a veces nos parece todo lo contrario, pues el trabajo interno que requiere esta filosofía de vida nos pone constantemente a prueba y debemos reafirmar nuestro compromiso con el yoga una y otra y otra vez.

Si bien el cambio es constante, nuestra mente gusta de aferrarse a la estabilidad, a las expectativas, y sobretodo a cómo creemos que deberían de ser las situaciones que nos ocurren, y a veces incluso, como deberían de comportarse las personas que nos rodean.

El yoga nos regala las herramientas para observar que todo es perfecto, que todo nos acerca más a nuestro ser, que logramos mantenener el enfoque en el momento presente podemos comprender desde el corazón como cada paso que hemos dado ha sido siempre acertado.

Entonces llega a nosotros la gratitud, que es la clave para transformar los momentos que no son agradables en nuestra vida. Cada vez que agradecemos aquellas situaciones, y confiamos en que el amoroso universo nos las presenta para nuestro aprendizaje y crecimiento, podemos entrar en sincronía con el orden cósmico, y desde ahí nuestra vida comienza a transformarse.

Para practicar la gratitud durante nuestras clases de asanas, comencemos siempre por agradecer a nuestro cuerpo, que es nuestra casa física y desde donde a través de nuestros sentidos y del movimiento, podemos experimentar las posturas del yoga. Agradezcamos también a nuestra mente por tener los pensamientos adecuados que nos llevan hasta el salón de clase. Agradezcamos a la vida y al gran misterio, por la oportunidad de estar en el aquí y en el "ahora", conectando con lo más profundo de nuestro ser y con los corazones de aquellos seres que comparten el salón de clases con nosotros. Por último, agradezcamos aquello que nos nazca en el momento, las alegrías o las penas, y desde la gratitud que es esta emoción tan vibracionalmente elevada… sembremos una intención para nuestro día. Así es como transformaremos nuestra práctica en una ofrenda hacia cada postura, cada reto, y cada victoria. Primero dentro de la clase, y después por su puesto debemos ponerlo en práctica en nuestra vida cotidiana.

COMPARTE EN REDES SOCIALES

Leave a comment