El enfoque y cómo podemos usar la práctica y los mantras para cultivarlo por Frida Deni Solís

Si alguna ves has entrado a una clase de yoga probablamente has escuchado que los profesores mencionan la palabra "drishti". Un punto de enfoque, que a menudo específicamente, se relaciona con una parte del cuerpo o un punto a la distancia.

¿Cómo puede este uso del drishti, en mí practica diaria, dentro y fuera del tapete ayudarme a optimizar mi energía y usar solo la necesaria obteniendo el máximo rendimiento?.

Te voy a contar un poco al respecto; cuando lo que sientes, piensas, dices y haces están en coherencia unitaria (como una flecha) entonces la magia comienza a surgir y no necesitaste una varita encantada. Lo hiciste tu mismo al enfocarte, al estar presente y encausar tu atención y tu energía. Si a lo largo de mi clase de yoga yo me mantengo atenta a mi respiración, observando las sensaciones corporales, usando mi drishti y habitando el momento presente, me daré cuenta que los beneficios mentales, emocionales, físicos y energéticos ya se están manifestando.

Mis apegos y mis aversiones se disuelven si yo logro enfocarme, no me desgasto de más y tampoco me presiono por ser mejor o peor. Ya estoy siendo, ya es suficiente. Mi pranayama y el canto de mantras también son herramientas valiosísimas. Al enfocarse mi mente, el pasado y el futuro no me gobiernan, habito el enorme poder del ahora, me vivo ligera, arraigada, agradecida, conectada y feliz con lo que es como es.

Todo esto que suena maravilloso, es un largo y hermoso proceso, donde día a día conmigo mismo, con mi familia, con mis amigos, en el trabajo, la calle etc, comienzan a transformarse mis relaciones para bien. Suelto aquellas que ya no resuenan conmigo, tengo claridad de qué quiero y dónde deseo estar.

El enfoque también delimita, le da forma a nuestros sueños viviendo una vida plena, feliz, en gratitud, no nos dejarán de pasar cosas; a diario nacen niños y mueren personas, sin embargo, lo que comenzará a cambiar es mi manera de mirar todo con nuevos ojos.

Dejaré de esperar a que los demás cambien, cambiaré yo enfocándome, dejando de compararme y de tirar mi energía, haciéndome amorosamente responsable de mi proceso y de mi desarrollo humano, espiritual y físico.

Namaste
Frida Deni Solís

COMPARTE EN REDES SOCIALES

Leave a comment